Saltear al contenido principal
Los Canalones Y Las Bajantes Como Elementos Arquitectónicos A Lo Largo De La Historia

Los canalones y las bajantes como elementos arquitectónicos a lo largo de la historia

Sabemos que el origen de los sistemas de drenaje de agua de distintos tipos existen casi desde el comienzo de la humanidad. Tres mil años antes de Cristo ya había culturas que construían en sus ciudades conductos para evacuar las aguas residuales de las viviendas. Sin embargo es interesante indagar en el momento en el que los canalones y bajantes pasaron de ser un mero objeto práctico a una parte importante de la arquitectura.

Los canalones en la época Romana

La cultura romana es una de las más completas. Ya que en la expansión del imperio fueron apropiándose de todos los avances que iban encontrando. Por otro lado, sabemos que era una civilización cuyas clases altas disfrutaban de la belleza y del placer. De manera que fueron propagando las distintas innovaciones en todos los campos junto con el gusto estético.

Por lo tanto, no es de extrañar que los romanos fueran los primeros en empezar a utilizar los sistemas de evacuación de agua de lluvia como elementos decorativos. En la construcción de sus edificios públicos comenzaron a añadir figuras talladas en piedra. Cuya función era la de ocultar los canalones, bajantes o salidas del agua.

Además no hay que olvidar la importancia que los romanos otorgaban al agua. Siendo una parte muy importante de la vida cotidiana en los baños. No solo era parte de la vida social sino que también empleaban aguas termales. Por lo que tenían especial respeto por al agua como el bien escaso que es y por su aprovechamiento. De ahí la proliferación de los canalones en todo tipo de construcciones.

Edad Media

En la Edad Media los canalones adquirieron una importancia bastante reseñable especialmente por su uso en catedrales. El arte gótico se diferencia entre otras cosas por el uso de gárgolas en edificios de la iglesia. Y estos elementos en realidad no son más que distintas formas de camuflar la evacuación del agua de los tejados de las construcciones.

De hecho, la palabra gárgola en su etimología hace referencia al ruido que hace el agua al pasar por un tubo. Y su forma es la de una estatua de piedra que oculta un caño por el que sale el agua recogida. En origen, las gárgolas suelen tener formas grotescas representando animales, monstruos o demonios. Y su función es la de proteger los templos y asustar a los pecadores. Además claro está, que decorar los canalones y bajantes.

Aunque se empezaron a usar en el estilo gótico, las gárgolas se han seguido usando hasta la actualidad en edificios de todo tipo. Sin embargo, es en la Edad Media cuando más se extiende su uso como un elemento arquitectónico distintivo.

Edad Moderna

Tras la Edad Media comenzó a desarrollarse la arquitectura en otros planos que no solo incluían edificios dedicados al culto. De manera que los avances que se habían producido en construcción comienzan a aplicarse también a las viviendas de las clases más altas de la sociedad.

Es en esta época también cuando se extiende el uso de un metal muy conocido hoy en día, pero no entonces. Y esto afecta especialmente a los sistemas de evacuación de aguas pluviales. Se empiezan a fabricar canalones de cobre y su uso se extiende rápidamente. Si bien este metal ya se conocía previamente, es entonces cuando su utilización empieza a ser muy popular.

Una edificación sin un buen sistema de evacuación de agua de lluvia era ya casi impensable en esta época. Hablando de las clases más pudientes claro está. Donde la arquitectura jugaba un papel muy importante para distinguir clases sociales.

Revolución Industrial

Con la llegada de la Revolución Industrial al Reino Unido y su posterior expansión por todo el mundo, cambia el modelo existente hasta el momento. Los avances de la industria ponen patas arriba también la construcción y la arquitectura. Haciendo que se comience a construir también en cadena.

Pero no solo eso, los elementos necesarios para la construcción comienzan a fabricarse también en serie. Y esto incluye también a los canalones que empiezan a fabricarse en distintas aleaciones de metales. Cobra mucha importancia el hierro en la construcción de los edificios industriales pero también en todos sus elementos. Comenzando a propagarse los canalones de hierro que entrarán en desuso posteriormente.

Por otro lado, la revolución industrial trae consigo una revolución social a todos los niveles. Por lo que las ciudades cambian también su manera de organizarse y las viviendas se modernizan. Ya en este momento es complicado encontrar edificios que no cuenten con canalones.

Los canalones y bajantes como elemento arquitectónico en la actualidad

Hoy en día la instalación de canalones y bajantes es muy común en edificios de todo tipo. Es raro que un arquitecto no incluya un sistema de drenaje de aguas pluviales en su proyecto. Con la ventaja de contar con todos los avances tecnológicos actuales. Además de la posibilidad de hacer canalones a medida para cada construcción.

En la mayoría de las ocasiones los canalones se consideran elementos arquitectónicos meramente prácticos. Pero es importante señalar que gracias a la amplia variedad de materiales y acabados la estética también es muy importante. En el caso de viviendas de estilo rústico es normal encontrar canalones de cobre de acuerdo con la estética antigua. Mientras que para edificaciones más modernas hay opciones de canalones de aluminio en prácticamente todos los acabados que podamos imaginar.

Por tanto, tal y como hemos visto, los canalones han formado parte de la historia de la arquitectura desde épocas inmemoriales. Integrándose de diferentes modos para adaptarse a las necesidades y estética de cada momento. Además de ir aprovechándose de todos los avances a nivel tecnológico y arquitectónico.

Call Now Button
Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?