Saltear al contenido principal
Descubre Las Ventajas De Instalar Un Depósito De Agua De Lluvia En Tu Casa

Descubre las ventajas de instalar un depósito de agua de lluvia en tu casa

Instalar un depósito de agua de lluvia es vital porque pocas veces se aprovecha el agua pluvial y esto representa un desperdicio de riqueza, dado que el agua es un bien escaso. Tan es así que se estipula que la demanda de agua en el mundo superará la oferta de alrededor de un 40% para el 2030.

Ese agua cae en tu techo y pasa por los canalones de tu casa a las cañerías sin ser utilizada, pero hay una buena noticia: si tienes jardín en tu casa, recuperar el agua de lluvia es muy sencillo

Además, si no sabes cómo, primero deberás ocuparte de la instalación de canalones en tu casa y, si vives en la capital, no tendrás ningún problema en encontrar un buen instalador de canalones en Madrid.

Depósito de agua de lluvia con forma de maceta

¿Por qué y para qué almacenar agua de lluvia?

Ya hemos hablado sobre la contribución a la sostenibilidad de la vida en el planeta que comporta este tipo de sistemas, pero no es la única razón por la cual merece la pena tener este tipo de instalaciones en tu casa. Colocar estos conductos te puede ayudar en tu economía familiar, dado que el almacenar agua de lluvia te permitirá reducir el consumo de agua en tu hogar. Podrás utilizar el agua recolectada para usos varios:

  • limpieza de tu casa
  • regar tu jardín
  • lavar el coche
  • llenar el depósito del inodoro
  • usar en ciertos electrodomésticos que no necesitan agua potable (lavadora, lavavajillas, etc)
  • aliviar el sistema municipal de saneamiento durante las épocas de lluvias
  • guardar el agua para utilizarla en épocas de sequía

Cabe subrayar que el agua de lluvia recolectada no se debe usar como agua potable, ya que no pasa por el mismo proceso que la del suministro municipal. Para poder usarla con este fin, deberás agregar un sistema de tratamiento que suele encarecer mucho este tipo de instalaciones y por eso no se suele instalar.

¿Cómo almacenar el agua pluvial?

Como ya hemos anticipado, el agua baja desde el techo y pasa por las canaletas, donde es canalizada por tubos hasta un tanque de almacenamiento. Para que te hagas una idea de la cantidad de agua que puedes aprovechar, piensa que un techo de unos 100m² puede recoger un promedio de 30.000 litros de agua por año. Obviamente, esta cifra varía según el volumen de precipitaciones de la región en la que vivas.

Si tienes una casa con un sistema de drenaje en techo plano, el proceso de instalación es más simple porque ya estarás provisto de tuberías para recolectar el agua. Desde ahí será fácil desviar el agua hasta el depósito de agua de lluvia.

 

Depósitos de almacenar agua de lluvia de los canalones

Si tu casa cuenta con un techo inclinado, deberás instalar canalones abiertos para llevar el agua hacia los bajantes que se conectarán con el tanque de almacenamiento.

Es recomendable colocar el depósito de agua de lluvia bajo tierra o en un sótano para evitar ocupar espacio en tu jardín o patio y para que el agua se conserve mejor. Se creará además una red de abastecimiento alternativa a la del agua potable que transporte el agua desde tu depósito. Las bombas hidráulicas y unos controladores de volumen llevarán el agua hacia donde quieras, como tu inodoro, la lavadora, etc.

Se puede también configurar esa red alternativa para que use prioritariamente el agua del depósito pero que, en caso de que el agua pluvial se agote, se conecte con el sistema de suministro de red.

Importante tener en cuenta para usar el sistema de recolección de agua pluvial:

  • Filtrar el agua recolectada antes de su uso y mantenerla siempre en la oscuridad
  • Cubrir el depósito con una red anti mosquitos para su mejor preservación
  • No se debe recolectar el agua de los primeros minutos de lluvia después de un período de sequía
  • Prestar mucha atención cuando se realicen trabajos de excavación para instalar el depósito bajo tierra para evitar arruinar canalizaciones de agua y/o otras estructuras delicadas bajo tierra.
  • Usar un tanque específico en el caso que se quiera utilizar el agua de lluvia para regar el jardín.

¿Cómo debe ser el depósito de agua de lluvia?

Los depósitos de agua pluvial pueden ser de varias formas, materiales y capacidades, según tus necesidades y posibilidades económicas y de espacio.

Los depósitos pequeños contienen hasta 800 litros de agua, se suelen usar para el riego de jardín y generalmente se colocan en superficie. Son cilíndricos, rectangulares o en forma de barril y comúnmente son de polietileno. Puedes también encontrarlos de madera, barro o roca, para que tu jardín o patio quede más bonito y se mimetice mejor con el entorno. Los depósitos grandes suelen tener una capacidad de entre 1000 y 50000 litros y son de polietileno o poliéster y se recomienda colocarlos bajo tierra.

Los que se utilizan para regar el jardín se pueden conectar a un sistema de riego alimentado por una bomba que puede ser accionada por un sistema automático para programarlo, lo que aumentaría su eficiencia. Suelen tener una capacidad de 2 litros por metro cuadrado de área verde por día. Es decir que, si tienes un jardín de 50m², con un tanque de 1000 litros, tendrías suficiente agua para regarlo durante 5 días.

En general, si posees un techo de 100m² debes tener en cuenta que los depósitos deben tener una capacidad mínima de almacenar lluvia con una intensidad de 150mm/hora con una duración de 10 minutos.

¿Cómo se instala el sistema de drenaje?

Ya hemos comentado que existen dos formas de colocar tu depósito, en superficie o bajo tierra. En el caso que lo quieras poner enterrado o en un sótano, es recomendable llamar a profesionales, dada su complejidad. Existen sin embargo formas más simples si lo que necesitas es instalar un tanque de almacenamiento en superficie. Para esto último, éstos son los pasos a seguir:

  1. Escoge una bajante de entre las varias que tiene tu casa para hacer la instalación.
  2. Haz un corte o un agujero en esa bajante. A según del filtro que coloques, deberás hacer lo uno o lo otro. Calcula que el filtro quede en la parte superior del depósito, nunca por encima.
  3. Pon el filtro que, al estar en la parte superior del tanque, servirá también de rebosadero.
  4. Sitúa el depósito sobre una base. Al no estar directamente sobre el suelo, podrás aprovechar hasta la última gota.
  5. Conecta el filtro con el depósito mediante un tubo.

Barril para acumular el agua de lluvia de una instalación de canalones

Consejos a seguir si decides instalar este tipo de sistema:

  • No dejes el depósito lleno en invierno para evitar que se dañe el sistema por congelamiento del agua. Si esto te pasa, ni se te ocurra verter anticongelante ya que es tóxico.
  • Tampoco dejes que se seque el colector en temporada estival o de sequías. Si te sucede, rellénalo con agua de red para evitar que se ensucie por dentro.
  • Instala un buen filtro para evitar recoger suciedad, escombros u hojas de árboles.
  • Si quieres instalar un depósito de superficie, puedes cubrirlo con plantas enredaderas y/o piedras para camuflarlo.
  • Controla el color del agua de tu depósito. Si se vuelve verde, es que tienes algas o musgos en su interior. Si eso te pasa, échale medio litro de cloro por metro cúbico, remuévelo bien y espera tres días antes de reutilizar ese agua, dado que el cloro necesita ese tiempo para evaporarse.
  • Si tu techo es de amianto o lona alquitranada, no podrás recoger agua de lluvia con este sistema porque tu techo contiene sustancias tóxicas.
  • Averigua si en tu región existen subvenciones o prohibiciones para instalar este tipo de sistema. Puedes preguntar a la autoridad urbanística o en la oficina de aguas y gestión de residuos de tu zona.

Como hemos dicho en este post, existen muchas ventajas, sea ecológicas que económicas para elegir instalar un depósito para recoger agua de lluvia en tu casa. Si estás interesado, no dudes en consultar a un instalador de canalones. Ellos sabrán ayudarte y responder a tus dudas.

Call Now Button
Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?